Una guía de los siete ángeles del Apocalipsis

Una guía de los siete ángeles del Apocalipsis

Está destinado a ser entendido!
Mientras uno lee los eventos relacionados con el séptimo sello que se encuentra en el apocalipsis de Juan, se encontrará con una multitud de ángeles, y a primera vista, parecen estar corriendo entre los habitantes de nuestra tierra. Algunas veces estos ángeles están tocando trompetas, otras veces están metiendo hoces en los campos de cosecha, y otras veces se encuentran derramando frascos de ira sobre los habitantes de nuestra tierra. El lector encontrará ángeles gritando instrucciones, mientras que otros están proclamando ciertos eventos del día de la perdición en voz alta. Leen acerca de ángeles desbloqueando pozos sin fondo y soltando humo y langostas, mientras otros ángeles están preparando ejércitos para la guerra. Mientras tanto, montañas ardiendo con fuego están siendo arrojadas a los mares, ríos convirtiéndose en sangre, y granizo y fuego mezclado con sangre están quemando todos los árboles. No es de extrañar que uno se pierda mientras intenta descifrar el mensaje que Juan está entregando en su obra a la que nos referimos como el Libro del Apocalipsis. A pesar del laberinto que estos ángeles parecen crear, es dado para que usted entienda la visión de Juan. ¿Por qué si no escribiría Juan: “Bienaventurado el que lee, y los que oyen y entienden las palabras de esta profecía, y guardan lo que está escrito en ella; porque el tiempo está cerca? (Apocalipsis 1:3)

No sólo debemos leer, debemos enseñar a aquellos que no pueden, o no pueden, leer y entender. Juan lo señala claramente cuando escribe, “…y los que oyen y entienden…”. ¿De qué otra manera pueden escuchar si no se les enseña? Es por medio del mandamiento que nosotros, los que somos capaces de leer y entender, debemos enseñar a los que están dispuestos a escuchar para que ellos también puedan entender.

Deseo enfatizar que no profeso ser un profeta, ni soy un escritor profético, por lo tanto no encontrarás ninguna profecía autoproclamada en mi trabajo. Lo que encontrarás es un acercamiento sistemático al trabajo de Juan que te permitirá iluminar tu entendimiento. Y he descubierto que una vez que entiendes la obra de Juan, todo el resto de las Escrituras cobran vida. Dicho esto, comencemos.

Primero, hay diez puntos de interés que, cuando sean observados y aplicados, traerán algún orden a estos ángeles que parecen estar volando de un lado a otro, causando estragos sobre los habitantes de nuestra tierra.

El Primer Punto.
Hay siete, y siete ángeles solamente, que aparecen repetidamente una y otra vez a través de la obra de Juan, y siempre son los mismos siete ángeles. Ya sea que se encuentren tocando trompetas, derramando frascos, o sosteniendo hoz afilada, siempre son los mismos siete ángeles. De hecho, lo que encontrarán es que a cada ángel se le ha dado cierta mayordomía si así lo desean. Por favor, permítanme presentar una demostración.

En Apocalipsis 14:15, 17, 18 leemos: “Y otro ángel salió del templo, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz y siega; porque ha llegado el tiempo de segar, porque la mies de la tierra está madura. Vamos a referirnos a este ángel como el ángel #2.

Y otro ángel salió del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda”. Vamos a referirnos a este ángel como el ángel #3.

Y otro ángel salió del altar, el cual tenía poder sobre el fuego; y clamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la vid de la tierra; porque sus uvas están completamente maduras”. Finalmente, vamos a referirnos a este último ángel como el ángel #4.

Lo que es importante en los versículos que acaban de citar, con respecto a esta obra, es que el ángel #4 tenía poder sobre el “fuego”. Teniendo esto en mente, vamos a leer Apocalipsis 16:8: “Y el cuarto ángel derramó su copa sobre el “sol”; y se le dio poder para quemar al hombre con “fuego”.” Un verso más si quieres. Apocalipsis 8:12 encontramos a Juan escribiendo: “Y el cuarto ángel tocó la trompeta, y la tercera parte del “sol” fue herida, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas; así como la tercera parte de ellas se oscureció, y el día no brilló por una tercera parte de ella, y la noche también”.

Acabamos de encontrar el ángel #4 en tres capítulos diferentes de la obra de Juan, los capítulos 8, 14 y 16, y en los tres casos, el ángel #4 fue encontrado consistentemente en conexión con el “fuego” o el “sol”, sugiriendo que es el mismo ángel. Es lo mismo con los siete ángeles. Cada uno de ellos tiene su propia conexión, o tal vez mayordomía sería la palabra apropiada para usar, y siempre es la misma.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.