Una guía de los siete ángeles del Apocalipsis II

Una guía de los siete ángeles del Apocalipsis II

Ángel #2: Ahora echa un vistazo al ángel #2, que aparece en Apocalipsis 8:8: “Y el segundo ángel tocó la trompeta, y como un gran monte ardiendo en fuego fue arrojado al mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre”. El Ángel #2 aparece a continuación en Apocalipsis 16:3: “Y el segundo ángel derramó su copa sobre el “mar”; y se convirtió en sangre de hombre muerto; y toda alma viviente murió en el “mar”. Una vez más, note que la conexión de este ángel es el “mar”.

Ángel #3: El siguiente sería el ángel #3, una de sus apariciones se encuentra en Apocalipsis 8:10-11: “Y el tercer ángel tocó la trompeta, y cayó una gran estrella del cielo, ardiendo como una lámpara, y cayó sobre la tercera parte de los “ríos y sobre las fuentes de las aguas”; y el nombre de la estrella se llama Ajenjo; y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron de las aguas, porque se amargaron”. Este ángel aparece de nuevo en Apocalipsis 16,4: “Y el tercer ángel derramó su copa sobre los “ríos y fuentes de agua”; y se convirtieron en sangre”. La conexión con este ángel son los “ríos y fuentes de agua”.

Ángel #4: Ya hemos encontrado e identificado a este ángel con “fuego y/o el sol”. Siendo ese el caso, el próximo ángel sería el ángel #5.

Ángel #5: La primera aparición del Ángel #5 se puede encontrar en Apocalipsis 9:1-11. Aunque la escritura descriptiva de Juan de este ángel es bastante larga (Apocalipsis 9:1-11), por el momento debemos ocuparnos de dos de esos versículos, versículos 4 y 11 de este capítulo. “Y les fue mandado que no hiciesen daño a la hierba de la tierra, ni a ninguna cosa verde, ni a ningún árbol; sino solamente a los hombres que no tienen el sello de Dios en sus frentes. Y tenían un “rey” sobre ellos, que es el ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, pero en griego tiene su nombre Apollyon”. Este mismo ángel aparece de nuevo en Apocalipsis 16:10 y 11. Y el quinto ángel derramó su copa sobre el asiento de la “bestia; y su reino” estaba lleno de tinieblas; y royeron sus lenguas de dolor, y blasfemaron contra el Dios del cielo a causa de sus dolores y sus llagas, y no se arrepintieron de sus obras”. La conexión aquí es “la bestia y su reino”. Irónicamente, fue en el quinto sello donde encontramos a la bestia recibiendo sus diez coronas, o, en otras palabras, teniendo en mente que el número diez representa la culminación, la bestia completó su tarea, la cual era llevar a cabo la apostasía del Evangelio de Cristo. ¿Coincidente? La decisión es tuya, pero dudo que fuera una coincidencia. Para ver la bestia y su imagen.

Ángel #6: De la misma manera, el escrito de Juan del ángel #6 es bastante largo también (Apocalipsis 9:13-21) y, por el momento, consideremos los versículos 13 y 14. “Y el sexto ángel tocó la trompeta, y oí una voz de los cuatro cuernos del altar de oro que está delante de Dios, diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata a los cuatro ángeles que están atados en el gran río Eufrates”. Yendo ahora a Apocalipsis 16:12 leemos: “Y el sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y sus aguas se secaron, para que se preparase el camino de los reyes del oriente”. De nuevo, podemos razonar que Juan está escribiendo sobre el mismo ángel en ambos versículos, la conexión es el “gran río Éufrates”.

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.